Diseño Urbano

Central%20park%20copia
11 de mayo de 2016

A 150 años del Central Park: la necesidad de contar con pulmones verdes


La obra de Frederik Law Olmsted, creador del parque neoyorquino, cobra especial relevancia en el momento actual que vivimos en nuestras ciudades, donde se observa una migración desde los centros urbanos hacia áreas de la periferia, para formar verdaderas mini ciudades cerradas e independientes, en detrimento del aprovechamiento y mejoramiento de los barrios.

A raíz del aniversario número 150 del Central Park de Nueva York, una de las obras maestras del paisajismo norteamericano, el legado de su creador, Frederik Law Olmsted, ha vuelto a ser estudiado con especial vigencia, pues se lo considera un precursor en la renovación de áreas naturales para que pudieran ser disfrutadas por futuras generaciones.

Este agricultor, escritor y activista social es considerado el padre del paisajismo estadounidense, ya que con numerosos proyectos de fama mundial contribuyó a la revitalización de las zonas céntricas de las urbes y sus entornos, mejorando la calidad de vida de sus habitantes y la imagen de las ciudades.

Como principio de sus creaciones estaba siempre un mismo modelo: lugares abiertos, conectados con las personas y con la naturaleza, que aprovecharan al máximo los elementos existentes para conectarlos de manera inteligente desde su proceso de diseño.

Es la visión que abrazó en cada una de sus obras creando junto a su socio, Calvert Vaux, dos de los espacios públicos más importantes de Nueva York, el Central Park y el Prospect Park, y generando numerosos proyectos independientes, hoy emblemáticos.

Algunas de sus obras más representativas son:

Central Park de Nueva York:
Este pulmón verde de 4 kilómetros de largo y 8 km de ancho es uno de los parques más concurridos de Estados Unidos, con alrededor de 25 millones de visitas anuales. Cuenta con 340 hectáreas de parque natural, lagos artificiales, cascadas, dos pistas de patinaje sobre hielo, un zoológico y áreas verdes utilizadas para paseo, descanso y actividades deportivas. Además, sus 26.000 árboles constituyen un oasis de aves migratorias, lo que lo convierte en destino indiscutivo para observadores de pájaros. Los visitantes pueden descansar en sus 9.000 bancos, recorrer sus 93 kilómetros de caminos o adentrarse por zonas salvajes, algunas de las cuales parecen auténticos bosques.

• Prospect Park
Localizado en el centro de Brooklyn, recibe alrededor de 8 millones de visitantes al año, ya que ofrece variadas atracciones, actividades y eventos a lo largo del año, destacando los numerosos conciertos que se realizan en época de verano. Este parque público de 2,1 km² fue inaugurado en 1867. La visita incluye atracciones como el Long Meadow, un extenso prado que constituye uno de los espacios abiertos más grande de todo Estados Unidos; el Prospect Park Zoo, hogar de casi 400 animales de más de 100 especies diferentes; el gran lago, con una extensión superior a los 240.000 m2; el cementerio Friends Cemetery, donde se encuentran tumbas de algunos de los soldados que lucharon en la guerra de independencia de los Estados Unidos; el carrusel de Coney Island, instalado en el parque desde 1952; y la pista de patinaje Wollman, activa desde 1961.

• Sistema de Parques Integrados de Buffalo
La ciudad de Buffalo, en Nueva York, también es llamada la “Ciudad de los árboles” debido a la abundancia de áreas verdes disponibles, ya que cuenta con seis parques importantes, ocho grandes parques conectores y siete más pequeños, los que están integrados en un sistema de espacios recreacionales, que cuentan con paisajes modelados, boulevards y plazas.

• Parque Mont-Royal, Montreal
Es un ícono para los habitantes de Montreal, en Canadá, un espacio con enormes áreas verdes de más de 200 hectáreas, justo en el centro de una ciudad que permanece en constante movimiento. Posee una infinidad de árboles muy antiguos con caminos y veredas muy cuidados y diariamente transitados, con lo que se ha convertido en lugar de reunión de los residentes que van con frecuencia a caminar, correr, hacer días de campo, andar en bicicleta, patinar y hasta esquiar durante la temporada de otoño e invierno.

Emerald Necklace, Boston
Consiste en una cadena de parques de 4,5 km2, unidos por avenidas y vías fluviales en Boston y Brookline, Massachusetts. Recibe su nombre por su forma, ya que parece una cadena que se cuelga desde el "cuello" de la península de Boston; varios de los componentes de este collar existían desde antes de su unión y al día de hoy todavía no está completamente construido. Su superficie representa la mitad de las áreas verdes de la ciudad de Boston e incluye paseos peatonales y coclovías, jardines públicos, esteros y decenas de lugares que no sólo son aptos para la recreación en un entorno boscoso, sino también presentan importancia ecológica para la anidación de aves migratorias y por constituir un pulmón que ayuda a mejorar el aire de la ciudad. Además, cerca de 300.000 personas viven dentro del área de su cuenca.

• Cherokee Park
Es un parque municipal de 166 hectáreas, ubicado en Louisville, Kentucky, Estados Unidos y es parte del área de Conservación de Parques Louisville Olmsted. Fue diseñado en 1891, junto con 18 de los 123 parques de Louisville. Cuenta con un arroyo que atraviesa gran parte del parque, que puede ser cruzado a través de numerosos puentes para peatones y automóviles. El parque cuenta con un camino de 2,4 millas a través de un entorno campestre con colinas, praderas y bosques, con carriles separados para el tráfico de vehículos y usuarios recreativos.