Proceso Ambiental

Plaza%20brasil
08 de abril de 2016

Plaza Victor Civita: un lugar contaminado que descontamina


Hoy en día, muchas de las grandes ciudades lidian con el desafío de remediar terrenos contaminados insertos en espacios urbanos para poder garantizar la seguridad por las personas. El caso de la plaza Victor Civita, en Brasil, es llamativo por ofrecer una respuesta innovadora y efectiva a la vez.

En el año 2008 se inauguró la plaza Victor Civita, también conocida como Eco Park, un sitio de casi 13.500 mts2 ubicado en una zona urbana central de la ciudad de Sao Paulo, que por años había sido utilizada como incinerador.

El proyecto es parte del "Plan de los 100 Parques", realizado por la Prefectura de Sao Paulo y que busca construir parques en los 96 distritos de la ciudad, ya que esta ciudad cuenta con pocas áreas verdes.

Tras realizar numerosos estudios y revisar posibles alternativas, se llegó a la conclusión que la contaminación del lugar abarcaba un área demasiado extensa, lo cual hacía inviable desarrollar una remediación por restitución de tierra, inyección de aire u otro método, pues el proceso resultaría muy largo y engorroso.

Por lo tanto, había que buscar una solución innovadora y eso fue precisamente lo que ofreció un estudio de arquitectos local, a través de una propuesta sin referente en Brasil: en vez de realizar las clásicas acciones de recoversión de terreno, se construiría una gran cubierta de madera de 90 cms. de grosor sobre la tierra, que permitiera separar el piso contaminado, para que las personas puedieran transitar por el lugar de manera segura.

Asimismo, todo el entorno sería concebido siguiendo altos lineamientos de sustentabilidad, tales como utilización de materiales reciclados, reutilización del agua, paneles solares y reducción de residos. Inclusive, el suelo de la plaza fue elaborado en base a madera reciclada brasilera.

Además, se mantuvieron los árboles antiguos adaptados al terreno y se plantó vegetación en lugares donde se agregó una nueva capa de tierra. En el centro del sitio se estableció un anfiteatro y se ocupó el antiguo edificio de ladrillos donde funcionaba el incinerador como Museo de la Sustentabilidad, un lugar que busca mostrar a las nuevas generaciones la historia del lugar, el uso anterior y el nuevo; el abandono y la reconversión.

La posibilidad de llevar a cabo este proyecto deriva de una colaboración público privada, ya que se generó una sociedad mixta conformada por la Prefectura de Sao Paulo y el Grupo Abril, la casa editorial más importante de Brasil e institución patrocinante.

Gracias a estos esfuerzos la plaza hoy en día sigue siendo un lugar de encuentro para los paulistas y de gran atractivo para los turistas, transformándose en un catalizador del desarrollo comunitario, cultural y educacional, además de un ejemplo de creatividad urbanística y colaboración política y social.