Proceso Ambiental

1920%20300%20estanques%20petroleras
01 de octubre de 2015

Reconversión de browfields: liberando el potencial oculto


La experiencia internacional demuestra que la recuperación de brownfields, es decir, terrenos con un pasado de uso industrial, es posible. Para ello un requisito es realizar labores concretas de remediación que permitan garantizar la seguridad en la utilización futura de terrenos de este tipo. Esto es precisamente lo que estamos haciendo en Inmobiliaria Las Salinas con el objetivo final de integrar nuestros terrenos a la ciudad, en la forma de un barrio sustentable para vivir, trabajar y recrearse en Viña del Mar.

Un brownfield –de acuerdo al gobierno de la provincia canadiense de Alberta– es “una propiedad abandonada, vacante, en ruinas o subutilizada, la cual, debido a su uso anterior, está o se percibe como contaminada, pero que a su vez constituye un potencial para la productividad de la zona y para la comunidad, incluyendo su rehabilitación y reutilización”.

La cantidad de brownfields ha estado en continuo aumento a nivel mundial, principalmente debido al crecimiento de las ciudades, lo que ha hecho que áreas industriales que antes estaban en las afueras, queden inmersas en los centros urbanos, y también en virtud de cambios de usos en los planes reguladores. Para que estas ex áreas industriales no se transformen en puntos negros y focos de delincuencia para la ciudad, se deben tomar todas las medidas necesarias para superar cualquier tema de contaminación y, mediante su reurbanización, explotar todo su potencial.

El proceso de reconversión de brownfields tiene múltiples ventajas, entre las que se cuentan que las propiedades y terrenos dejan de verse abandonados y descuidados, se evita la existencia de áreas de poco flujo u oscuras que pueden ser núcleos de delincuencia y se eliminan focos de contaminación y suciedad. Adicionalmente, se producen varias consecuencias positivas, como:

  • Generación de empleos temporales a raíz de las tareas de limpieza y reconversión.
  • Creación de puestos de trabajo permanentes una vez lograda la reurbanización
  • Incremento de los ingresos a la ciudad, debido a permisos de obras, patentes, y contribuciones, entre otros.
  • Aumento del valor de propiedades aledañas.
  • Mejoramiento de la conectividad con el resto del área urbana.

Desde el punto de vista de la contaminación, existen métodos ya comprobados para estudiar los niveles de compuestos presentes en tierras y en aguas, así como tecnologías para su mitigación, de tal forma de asegurar el bienestar de la población una vez se logre el futuro desarrollo. Entidades Internacionales, como la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA), ponen a disposición de la comunidad internacional su vasta experiencia en casos de remediación.

En países como Estados Unidos y Canadá, la remediación y reurbanización de brownfields constituye una de sus prioridades en políticas públicas de desarrollo urbano, destinando fondos gubernamentales concursables con este fin. Estos Estados consideran que es su deber adaptarse a los cambios naturales que sufren los territorios debido a las variaciones de las economías, culturas y necesidades de los habitantes, logrando así también avanzar en sustentabilidad y bienestar para sus comunidades.

En Chile, el terreno de Las Salinas constituye el principal brownfield de Viña del Mar y la Región de Valparaíso, presentando grandes potencialidades de desarrollo en beneficio de la comunidad. Como empresa hemos visto la gran oportunidad que presenta este paño de 16 hectáreas para la ciudad, y es por ello que nos encontramos trabajando de manera activa para garantizar la seguridad de las personas que en el futuro vivan, trabajen y circulen en el proyecto urbano que tenemos planificado: un nuevo barrio sustentable y abierto a la ciudad que –siguiendo las directrices de un Plan Maestro que actualmente se está diseñando– se convertirá en un polo de revitalización para Viña del Mar.