Skip to main content
Publicaciones y Medios

Declaración Comité Científico para el Saneamiento del Terreno Las Salinas

By agosto 8, 2020No Comments

El Comité Científico que está trabajando en la ciencia detrás del proyecto de biorremediación para el terreno Las Salinas declaración que tiene por objetivo aclarar ciertos mitos que han circulado, especialmente a través de redes sociales, en torno a la técnica de la biorremediación y que solo contribuyen a atemorizar a la comunidad ante una propuesta de saneamiento que es completamente segura y aplicada exitosamente en muchos países del mundo, como Alemania, Francia, Italia, España, Estados Unidos y Canadá, Brasil, México y Argentina.

 

DECLARACIÓN COMITÉ CIENTÍFICO

LA CIENCIA DE LA DESCONTAMINACION AMBIENTAL DEL TERRENO LAS SALINAS

  

1.    La descontaminación de los suelos, cuestión de interés público

 

Los sitios contaminados por la actividad humana representan para Chile y el mundo un desafío ambiental, social y económico que alcanza importantes proporciones, generando preocupación, tanto en los Estados como en la comunidad científica y la sociedad civil.

Solo en Chile se han identificado más de un centenar de sitios urbanos que poseen suelos contaminados. Su saneamiento es parte de las políticas públicas del país, lo que ha sido reconocido con la promulgación de la Ley 20.417 que modifica la Ley 19.300, introduciendo nuevas competencias legales al Ministerio del Medio Ambiente. Entre otras funciones, le confiere la responsabilidad de proponer planes, políticas y programas en materia de suelos contaminados y de fomentar, facilitar, promover y asegurar una Participación Ciudadana.

Esta modificación establece un nuevo ámbito a la garantía constitucional de vivir en un ambiente libre de contaminación, el cual radica en la incorporación del derecho a conocer, acceder y a ser informado de las materias en particular se trate.

 

2.    Proceso de saneamiento de suelos del terreno Las Salinas

 

El sector de Las Salinas en Viña del Mar cobijó durante muchas décadas una importante actividad industrial principalmente de empresas petroleras. Esta actividad culminó en el año 2000, dejando como pasivo ambiental la contaminación por hidrocarburos de este sitio urbano. Es de público conocimiento que la primera etapa de saneamiento (2008-2013) del sitio de Las Salinas -ya concluida- se desarrolló en gran medida durante el periodo estival del año 2010. Durante ese período, se retiraron 47 mil toneladas de suelo contaminado y se desmantelaron las instalaciones de superficie y subsuelo de “Las Petroleras” de Las Salinas, sin que mediaran interrupciones, se produjeran inconvenientes o alteraciones sustantivas a la ciudad y sus comunidades. Este proceso se certificó mediante una auditoría ambiental independiente, a cargo de Fundación Chile.

Durante los años 2015-2016 se llevó a cabo la verificación de la información previamente levantada y se realizó un monitoreo exhaustivo del terreno con el objetivo de desarrollar una Línea Base robusta y rigurosa del sitio.

Adicionalmente, en los últimos cinco años se han realizado estudios a diversas escalas con el objetivo de proponer, diseñar e implementar una tecnología modular adecuada para el saneamiento del terreno. Este trabajo orientado al desarrollo de la segunda etapa de biorremediación del sitio fue realizado con la colaboración y apoyo técnico de universidades locales, instituciones y laboratorios nacionales e internacionales.

Se elaboró así una propuesta técnica para la limpieza del sitio que se encuentra en evaluación ambiental, y que apunta a la limpieza de los contaminantes remanentes localizados -fundamentalmente- entre los 4 y 7 metros del subsuelo.

Este proceso determinó que la técnica de saneamiento más adecuada para el sitio corresponde a la biorremediación de las distintas matrices (suelo y agua), estrategia que posee un enfoque modular (módulos definidos por sus distintas condiciones ambientales) y que aborda la descontaminación a lo largo de diferentes etapas (periodos de tiempo).

El plan comprende una fase de diagnóstico inicial, monitoreo a lo largo del proceso de la biorremediación y monitoreo post-finalización de la operación asociada al saneamiento. De esta manera, se garantiza la inocuidad de los tratamientos a utilizar, y se asegura que, la implementación de estos en terreno, no generen impactos en el ambiente ni en la comunidad cohabitante del territorio.

 

3.    Tecnología de biorremediación

 

La biorremediación es una biotecnología1 que consiste en la utilización de microorganismos, preferentemente bacterias, para la remoción de los contaminantes en suelos o aguas contaminadas. Entre las tecnologías de biorremediación destacan:

  1. i) la bioestimulación, que consiste en la adición de nutrientes para estimular las comunidades microbianas existentes en un sitio contaminado, y ii) la bioaumentación, que comprende la aplicación de microorganismos autóctonos (del propio sitio) o alóctonos (de otros sitios) a un sitio contaminado, de manera de acelerar el proceso natural de degradación de los contaminantes.

La biorremediación es una tecnología exitosa de descontaminación ambiental que se utiliza ampliamente en países como Alemania, Francia, Italia, España, Estados Unidos y Canadá. En América Latina, se desarrolla con regularidad en países como Brasil, México y Argentina. Sin embargo, en Chile la biorremediación a nivel industrial es aún incipiente.

La biorremediación se alinea con los objetivos y alcances recomendados por el Manual de Tecnologías de Remediación de Sitios Contaminados del Ministerio del Medio Ambiente de Chile, el cual señala que: “…la tecnología de biorremediación de suelos contaminados fue desarrollada para acelerar el proceso natural de la recuperación de suelos” y agrega; “…este efecto es logrado mediante la optimización de la capacidad natural de microorganismos para degradar un contaminante proporcionando las condiciones esenciales para el crecimiento y la biodisponibilidad del contaminante”. Finalmente, este manual señala las experiencias exitosas de proyectos ya aplicados en nuestro país.

 

4.    Evidencia científica versus opiniones contrarias a la evidencia científica

 

Acorde al marco establecido por el Ministerio de Medio Ambiente, la biorremediación propuesta para el sitio Las Salinas tiene como objetivo reforzar la actividad de biodegradación de la microbiota nativa en el ambiente, a través de la adición de nutrientes (compost NCh 2880) y la adición controlada de cultivos microbianos, constituidos por cepas autóctonas aisladas desde el mismo sitio y otras cepas alóctonas aisladas desde la ribera del río Aconcagua en la región de Valparaíso.

Estas cepas han sido extensamente caracterizadas y aplicadas con éxito en procesos de biorremediación a diversas escalas produciendo evidencia que ha sido reconocida por la comunidad científica internacional, a través de la publicación en prestigiosas revistas. Estas investigaciones han permitido abordar su alto potencial degradativo de hidrocarburos en diversas condiciones ambientales, como también descartar que posean características propias de especies patógenas2. Por tanto, hemos construido evidencia suficiente para afirmar que dichas cepas no constituyen ningún peligro para la ciudadanía, los técnicos, ni tampoco para los operadores del proceso de biorremediación.

Considerando lo anterior, lamentamos que se infunda temor a la población argumentando que nuestro proyecto propone “la dispersión al ambiente de bacterias asesinas”.

Esta es una interpretación equivocada, respecto a una tecnología recomendada, probada, ampliamente validada por investigaciones científicas y desarrollada con éxito en un gran número de proyectos de descontaminación en el mundo por más de 30 años.

Establecer que el proyecto adicionará “bacterias patógenas, con el riesgo de posibles brotes de contagio a metros de hospitales, centros educativos y sectores residenciales”, es erróneo y carece de todo fundamento científico.

La precariedad de estos ataques nos hace suponer que la oposición al proyecto tiene objetivos ajenos al tema ambiental.

Si hacemos un análisis serio, es evidente que la afirmación respecto a que el género Acinetobacter es patógeno per se, es incorrecta y alejada de un criterio científico. Actualmente, es de amplio conocimiento que este género incluye un alto número de especies ambientales que residen en una serie de ecosistemas naturales e intervenidos3 y que tienen un alto potencial biotecnológico asociado a procesos de biorremediación. Existen también especies patógenas, tales como Acinetobacter baumannii y Acinetobacter nosocomialis, ninguna de las cuales serán utilizadas en nuestro proyecto de biorremediación.

En cambio, proponemos la aplicación de especies ambientales del género Acinetobacter, las que han sido descritas y utilizadas exitosamente durante procesos de biorremediación desde hace más de 25 años, incluyendo las investigaciones que han sido publicadas en prestigiosas revistas científicas internacionales, tal como se mencionó anteriormente.

La evidencia científica es el principio elemental, que permite un uso seguro de la tecnología disponible, en este caso, la biorremediación.

Oponerse a la descontaminación ambiental parece un despropósito, sobre todo en tiempos en que las sociedades modernas con el apoyo de la Organización de Naciones Unidas avanzan hacia un desarrollo más resiliente, adaptativo y restaurador de nuestros entornos.

Por lo mismo, hacemos un llamado a aquellas personas interesadas en este proyecto, a informarse a través de las diversas fuentes científicas, a revisar los estudios y la documentación sometida a la legislación vigente, que permitió expresar ampliamente todas las dudas y sugerencias ciudadanas, y que han sido consideradas dentro del proceso de evaluación.

Invitamos a todos a informarse de la propuesta técnica de descontaminación de los terrenos de Las Salinas y a participar en las diversas instancias que se promuevan en el marco de la legislación vigente, con el propósito de ver descontaminados los suelos de la ciudad y el desarrollo de nuestro medio ambiente

COMITÉ CIENTÍFICO CES

Referencias

1 La biotecnología se refiere a toda aplicación tecnológica que utilice sistemas biológicos y organismos vivos o sus derivados para la creación o modificación de productos o procesos para usos específicos (Convention on Biological Diversity, Article 2. Use of Terms, United Nations. 1992).

2 Fuentes: https://doi.org/10.1128/AEM.02625-15; http://dx.doi.org/10.4067/S0718- 95162017000400017; https://doi.org/10.1016/B978-0-12-809633-8.20810-8; https://doi.org/10.1007/s00253-014-5684-9

3 Fuentes: https://doi.org/10.1007/s00253-015-6439-y; https://doi.org/10.1007/s00253-019-10271-w;

 

El contenido completo de la carta puede revisarlo en este link.

Leave a Reply