BIORREMEDIACIÓN PARA EL SANEAMIENTO DEL TERRENO

Las bases del proyecto de saneamiento que fue ingresado al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA) en diciembre del año 2018, fueron diseñadas conjuntamente con un Comité Científico, un equipo compuesto por un grupo de expertos de la zona, quienes establecieron que la mejor manera de remediar este terreno inserto en una zona urbana es a través de la biorremediación.

La biorremediación consiste en la aceleración de procesos naturales de biodegradación, mediante el uso de microorganismos que absorben y digieren los contaminantes, en este caso, hidrocarburos. Una vez que desaparece la contaminación, la población de microorganismos suele decrecer o entrar en reposo.

 

Las bacterias presentes actualmente en el terreno están en baja cantidad, por lo que surge la necesidad de incrementar la densidad microbiana para que sea capaz de degradar los hidrocarburos presentes en el terreno.

PROYECTO SANEAMIENTO DEL TERRENO LAS SALINAS

Excavación de suelos

Gracias a numerosos estudios realizados en el terreno, desde el año 2015 a la fecha, contamos con una identificación bastante precisa de las áreas impactadas o zonas que requieren ser saneadas. Además, el proyecto de remediación implica una serie de muestreos complementarios  durante todo el proceso de excavaciones, de manera de estar constantemente actualizando y perfeccionando la información.

Clasificación de suelos

  • Limpio (64%): no representa riesgo para la salud de las personas, disponible para todo uso.
  • Apto para Las Salinas (31%): no representa riesgo para la salud de las personas, puede ser usado en las fundaciones.
  • Biopila (4%): requiere intervención, será tratado dentro del sitio.
  • Respel (1%): en caso que, luego de la interveción, no quede suficientemente limpio será enviado en un centro de disposición autorizado según la normativa DS 148 del Ministerio de Salud.

Biopilas

El suelo que será remediado se dispondrá en biopilas, montículos de arena contenida en politileno de alta densidad y con cubierta. Mediante tuberías se succiona aire lo que permite la renovación de la fuente de oxigeno, que es capturado para pasar por un filtro de carbón activado para eliminar todo compuesto volátil dañino, además de los olores. El líquido inyectado es recuperado mediante un sistema de recolección y se recircula para asegurar la correcta humectación de la biopila.

Remediación de agua subterránea

Una vez realizada la excavación, se alcanza el nivel del agua, donde se desarrollará un proceso de biorremediación mejorada; esto implica incorporar peróxido de calcio, compuesto inocuo cuya principal función es liberar lentamente el oxígeno que necesitan los microorganismos para desarrollarse y degradar los hidrocarburos remanentes.

Relleno de suelos

Finalmente, el suelo biorremediado se va reposicionando en el terreno de forma sucesiva, dejando los suelos “aptos para Las Salinas” en el sello de las fundaciones y el suelo de “libre uso” desde el sello de las fundaciones hasta el nivel superficial.

COMITÉ CIENTÍFICO

Para generar las bases del proyecto ambiental ingresado al SEIA se formó, en el año 2017, un comité con foco científico integrado por expertos locales, representantes de las universidades Pontificia Universidad Católica de Valparaíso y Universidad Técnica Federico Santa María. Se trata de docentes con diferentes capacidades, visiones y maneras de enfrentar desafíos complejos como este.

El trabajo colaborativo entre la empresa y el mundo académico ha permitido orientar una propuesta adecuada para la remediación del terreno, ubicado en un entorno urbano.

ANÁLISIS Y ESTUDIOS PREVIOS

En el año 2002 se presentó un primer Estudio de Impacto Ambiental (EIA) para materializar la salida de las instalaciones petroleras de la zona y avanzar en el saneamiento del terreno.

Este primer proceso de saneamiento permitió extraer y reponer con suelo limpio el primer metro de tierre en las 13 áreas definidas en el EIA, por lo que el terreno en su estado actual es seguro para usos no residenciales.

Además, desde el año 2015 se están realizando análisis complementarios, los que son parte de la línea base del nuevo Estudio de Impacto Ambiental (EIA) que fue ingresado en diciembre del año 2018 al Servicio de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA).

Por último, el proceso de saneamiento del terreno implica una serie de muestreos adicionales, lo que permitirá estar constantemente actualizando y perfeccionando la información.

CASOS EXITOSOS EN EL MUNDO

Puerto Hueneme, California USA

Entre octubre de 1996 y enero de 1997 el Sitio Nacional de Pruebas de Hidrocarburos del Centro del Batallón de Construcción Naval (NCBC) dejó concentraciones de hasta 736 mg / kg en el suelo por derrames y fugas de almacenamiento de combustible.

Utilizando la técnica de biorremediación se trataron 9 mts 2 para demostrar la efectividad de la metodología.

Después de 105 días de operación con biopilas las concentraciones de contaminantes disminuyeron de 736 mg / kg a 147 mg / kg.

Fuente información – Fuente imagen

Ciudad de Chesterfield, Inglaterra

El Avenue Coking Works en Wingerworth, Chesterfield, estuvo en operación por más de 40 años produciendo combustibles sin humo y subproductos de carbón asociados. El sitio se cerró en 1992.

Los contaminantes de mayor preocupación tras sus operaciones incluyeron hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP); fenoles; aceite mineral; benceno, tolueno, etilbenceno y xileno (BTEX); y cianuros.

Se hicieron pruebas utilizando biorremediación en una biopila de 200 m3 de material contaminado y filtrado.

El tratamiento solo duró 80 días, por lo tanto no llegó a su fin. No obstante para BTEX, naftaleno, fenol, aceite mineral y algunos HAP de 3 y 4 anillos, se observaron reducciones significativas en las concentraciones de material.

Fuente

Ciudad de Czechowice-Dziedzice, Polonia

El Departamento de Energía de los EE. UU. y el Instituto de Ecología de Áreas Industriales de Polonia demostraron técnicas de biorremediación para la limpieza de suelos acidificados con lodo petrolífero en una refinería de petróleo en el sur de Polonia.

Los compuestos de benzo (a) pireno y BTEX se identificaron como contaminantes preocupantes en aproximadamente 3300 m3 de suelo.

Durante el proyecto de 20 meses, más del 81% (120 toneladas métricas) de hidrocarburos de petróleo fueron biodegradados exitosamente.

Fuente información – Fuente imagen

Ciudad de Arpajon, Francia

En Massy, Francia, se desarrolló un proyecto de remediación de suelos con hidrocarburos a gran escala, utilizando la técnica de las biopilas.

Durante todo el proceso se monitorearon los microorganismos de la biopila, la calidad del suelo tratado y de los gases emanados para garantizar que los compuestos disminuyeran.

Se logró el tratamiento de 24,000 m3 de suelo contaminado. Sólo 3.500 toneladas del suelo fueron enviadas a un destino distinto, en un proyecto que tuvo una duración total de 18 meses.

Hidrocarburos tratados: THC, HAP y BTEX.

Fuente